Ejercicio 2 - Medición con el exposímetro interno (luz reflejada)

La cámara fotográfica está preparada para conseguir imágenes fidedignas y para ello utiliza el fotómetro interno, el cual considera que la reflectancia media de la luz es del 18%.

Como ya sabrás el fotómetro de nuestra cámara es capaz de medir solo la luz reflejada y por tanto esto puede inducir errores en el cálculo de la exposición, dependiendo de la escena a fotografiar.

Para entender y aprender a controlar la exposición, con el uso del fotómetro interno, realizaremos este sencillo ejercicio.


PREPARACIÓN

  • Imprime la plantilla de balance de blancos para post-proceso. Descárgala aquí.
  • Coloca la cámara en un trípode y pon el enfoque (AF) en manual.
  • Ajusta el WB (balance de blancos) en Auto.
  • Pon la cámara en modo exposición manual. Aunque no es estrictamente necesario, también se puede utilizar otros modos automáticos o semiautomáticos como: Modo A o P....
  • Utiliza el modo de medición puntual, que toma en cuenta únicamente el centro del encuadre, con un ángulo de 1-5º y una alta precisión en la medición.

REALIZACIÓN

  • Realiza tres fotografías de la tarjeta. Para ello mide y ajusta la exposición, llevando el exposímetro a la zona "0", en la zona gris, negra y blanca por separado.

¿QUE SUCEDE?



La exposición varia dependiendo de la zona medida.

Revisemos el histograma de cada imagen. Observa como aparecen tres crestas. Cada una representa un color de la tarjeta de ajuste fotografiada (gris, negro y blanco). A la izquierda la cresta del color negro, al centro la de color gris y la derecha la de color blanco.
Fíjate como dependiendo del color en el que hayas medido, el histograma cambia aproximando dicho color al centro del exposímetro.

¿Porqué?
Como ya he comentado anteriormente el fotómetro interno mide la luz reflejada (no la incidente). Pero como no todos los colores reflejan la misma cantidad de luz, la exposición variará en función de la luz que refleje cada uno. 

Por ejemplo...
No es lo mismo la luz reflejada por el color blanco que la del color negro. El blanco refleja más luz y para que se vea blanco y no gris, deberemos compensar +2 puntos (aprox). Al contrario sucede con un color negro, que apenas refleja luz, debiendo compensar -2 puntos (aprox) para ver un negro.

Como puedes ver en la animación anterior, la única fotografía correctamente expuesta es en la que se ha medido al color gris. Esto es debido a que la cámara está calibrada para un gris medio, es decir, el fotómetro interno considera que cualquier medición de cualquier escena refleja siempre la misma cantidad de luz (el 18%), independientemente de los brillos o colores que hayan. Por este motivo, si no compensamos, tanto el blanco como el negro salen prácticamente de color gris.

CONSIDERACIONES

Para obtener una correcta exposición, con independencia de los colores, brillos, etc... que hayan la escena, utilizaremos una tarjeta de gris medio 18%. O mediremos la luz incidente con un fotómetro/flashímetro de mano.

Compartir:

¿Qué opinas?

Publicar un comentario

Nota.- Su comentario sera moderado y aparecerá tan pronto sea validado.